domingo, 28 de abril de 2013

El señor Skeffington

Como sabes, me gustan mucho los clásicos del cine, así que me dio por ver la filmografía de Bette Davis y me encontré con esta película que ni me sonaba y la vi, claro.



El señor Skeffington (Mr. Skeffington) 1944

Dirigida por Vincent Sherman y protagonizada por Bette Davis, Claude Rains, Walter Abel...

Fanny es la muchacha más atractiva de Nueva York. Tiene montones de pretendientes y multitud de propuestas de matrimonio diarias. Pero se encuentra al borde de la bancarrota, pues la fortuna familiar ha sido dilapidada por su querido hermano. Como solución a sus problemas y buscando el beneficio del hermano, Fanny accede a casarse con el señor Skeffington, un "nuevo rico" que ha estado enamorado de ella desde el primer momento en que la vio.

Pasa el tiempo, tienen una hija y Fanny sigue tonteando con unos y otros, necesita la adoración masculina para ser feliz. Su marido la conoce lo bastante como para tolerar los flirteos inocentes... que poco a poco van dejando de ser tan inocentes y acaban con el matrimonio de ambos. El se va con la hija de ambos a Europa y ella sigue siendo el centro de atención masculina dondequiera que vaya.

Pero por un lado, pasan los años y por otro, cae enferma. Pierde todo su atractivo, los hombres ya no la desean y se ve sola, ya que su egoísmo y egocentrismo ha alejado a todo el mundo. Y no cuento más.

A ver, a mí esta mujer no me parece ni guapa ni atractiva. Inquietante, sí, un rato largo. Pero el papel de la belleza indiscutible de toda la ciudad, como que no. Tampoco se puede decir que su personalidad (la del personaje) sea precisamente avasalladora, se limita a hacer lo mejor para ella, lo que le apetece y le hace sentir bien. No se molesta en empatizar con los que le rodean, es como si pensara que su presencia ya es un regalo para ellos.

Aparte de no poder creerme el tema de la belleza suprema, la película es lo que se espera de ella, como tantos otros clásicos de la época, con sus decorados, vestuario y música cuidados y de calidad (aunque se note el paso de los años), la elegancia de entonces.... no sé, son cosas que me gustan. En las películas, claro.

4 comentarios:

Manderly dijo...

Como incondicional de Bette, disfruto de esta película como de muchas otras de ella, pero es cierto que este personaje, por su físico, no es del todo apropiado para la actriz además de que su talento no llega a apreciarse en ella.
Por lo demás, para los que nos gusta el cine de esta época pues la vemos con ganas. Además cuenta con Claude Rains, un actor menos popular pero de grandes trabajos.
Saludos.

osheaa dijo...

Sí, Claude Rains fue compañero suyo en más de una película y por lo que he podido leer por ahí, Bette Davis estaba encantada de trabajar con él, decía que era uno de sus favoritos.

Tengo una lista de películas que repasar (ya he visto casi todas), entre ellas La loba, La carta, La mujer marcada, La gran mentira, Jezabel...

Me gusta este tipo de cine, nunca defrauda, no crees?

Gracias por comentar, Manderly :)

Margari dijo...

Tampoco veo a esta actriz en este tipo de papeles. Pero qué fantástica es, que da igual lo que haga, que tienes que ver sus pelis y disfrutar de su actuación.
Besotes!!!

osheaa dijo...

De todas formas, aunque el papel no se ajuste precisamente a su perfil, su actuación no deja nada que desear, es sólo que "no le pega".

Biquiños