domingo, 28 de abril de 2013

El fin de los días



El fin de los días (End of days) 1999

Dirigida por Peter Hyams, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, Gabriel Byrne, Kevin Pollak

La película nos muestra el nacimiento de una niña, allá en la década de los setenta. Esa niña tiene de particular que (teóricamente), será la madre del Anticristo (otro clásico). Una vez que su nacimiento se hace conocido, hay quienes desean acabar con su vida (más vale prevenir) y quienes no (porque matar está mal, aunque sea a la madre del demonio). Pasan los años y llega 1999. Como si fuera poco el pánico global al "efecto 2000" en los ordenadores, resulta que es una fecha clave y una noche clave (la de fin de año), para que se cumpla la profecía de la llegada del Anticristo. Y cuando tratan de matarla, la muchacha afortunadamente se cruza en el camino de Schwarzenegger quien, por supuesto, se pone del lado del bien.

Y eso me lleva a pensar cosas de las mías. Quiero decir, imagina que vives a finales del siglo XIX y puedes o bien matar a la madre de Hitler antes de que él nazca o bien al propio Hitler-bebé. Puedes aferrarte a la excusa de que matándole salvarías la vida de millones de personas. Pero el hecho de eliminar a ese individuo, ¿garantiza que no suceda algo igual o peor en el futuro?. ¿Cómo saber que el remedio es ese?. Sabes que (teóricamente) no sucederá el holocausto judío... o no. Tal vez las consecuencias serían peores, tal vez la historia evolucionaría hasta un punto en que habría más violencia o quizás un líder aún peor que Hitler. Matar a alguien inocente, como su madre o a él mismo cuando aún es un bebé o un niño como otro cualquiera, puede que no fuera la solución. Yo es que soy muy fatalista, de eso de "lo que tiene que pasar, pasará". O tal vez puede que funcionara. Puede que matando a cualquiera de los dos (la madre o el propio individuo), se cambien las cosas para mucho mejor. ¿Tú correrías el riesgo? ¿Echarías sobre tu conciencia no sólo el asesinato sino las consecuencias futuras, que pueden ser peores?

Pero bueno, que como siempre me desvío del tema. La lucha del bien contra el mal, pero directamente, dios contra el demonio. No hace falta que te diga quién gana, ¿no?.

No hay comentarios: