domingo, 28 de abril de 2013

Dos tumbas

Chelou tuvo el detalle (enorrrme detalle) de dejarme su ejemplar de Dos tumbas, para leerlo antes que ella. Gracias otra vez.

Es la última entrega de la serie de mi querido Pendergast. Y realmente me gusta Pendergast. Pero esta vez los autores (Douglas Preston y Lincoln Child) se han pasado, más que en las anteriores. En las entregas de los últimos años, bueno, se les iba un poco la cabeza, pero una cosa es eso y otra es que hagan lo que hacen en esta última.

No voy a contarte nada del argumento. Tendría que contar demasiado y estropearía la historia, en caso de que la leyeras. Sólo te diré que nadie actúa como es. Quiero decir, Vincent D'Agosta, el teniente de policía, siempre ha sido el apoyo incondicional de Pendergast. Puso no sólo su empleo ni su relación personal sino también su vida en peligro, más de una vez, por ayudarle y por estar de su parte. Es impensable que ahora haga y diga lo que hace y dice. La capitana Hayward, que no soportaba a Pendergast precisamente por ser una "mala influencia" para D'Agosta, ahora intenta ayudarle. Pendergast que en todas y cada una de las situaciones en que se ha visto envuelto ha mantenido siempre una frialdad casi inhumana, ahora parece un hombre que ha perdido el norte. Hasta Proctor, el conductor-guardaespaldas-factótum, hace, dice y piensa cosas que no encajan para nada en su personalidad.

Paralelamente a lo que le sucede a Pendergast, hay una historia protagonizada por Corrie Swanson (uno de mis personajes favoritos porque apareció por primera vez en el primer libro que leí de la serie). Y una cree que lo que le está pasando a Corrie tiene algo que ver, sea mucho o poco, con lo que sucede por otra parte con Pendergast, porque si no, no hay motivo para llenar unos cientos de páginas contando sus peripecias. Pues si tiene algo que ver, lo sabremos en próximas entregas.

Nada que ver con las primeras novelas de la serie, esos toques de humor ácido, esa elegancia, esa forma de resolver los casos... esta novela es un sinsentido. Espero que en la siguiente las cosas vuelvan un poco a su cauce normal.

O no sé, puede que los autores hayan intentado sorprender a los lectores y mi reacción haya sido atípica y al resto de seguidores les encante. Pero a mí me ha decepcionado, la verdad. Eso sí, ya he empezado a esperar la siguiente, a ver qué pasa (aunque el final de esta no te deja con el alma en vilo ni en una situación que tenga continuación). Si lo lees, bueno, espero tu opinión para saber si es sólo cosa mía o si es que han forzado demasiado la situación y a los personajes.

No hay comentarios: