domingo, 17 de marzo de 2013

Relatos del Antimundo (entrada con spoilers)

Como ya sabes, porque lo confieso sin pudor, me dedico a "buitrear" blogs, buscando cosas para ver, leer, escuchar, o todo lo contrario. Y en el blog de Lillu me encontré hace unos días con la entrada correspondiente a este libro de relatos.

Las entradas del blog de Lillu no tienen nada que ver con las mías. Ella, como se suele decir, "se las curra". Y además escribe mucho mejor. Así que si ya has leído su entrada, ahórrate tiempo y energía y no sigas leyendo esta.

En general no me gustan los libros de relatos. A excepción de un par de ellos de Rosamunde Pilcher, nunca he encontrado ninguno que me gustara, ni siquiera los de Stephen King (y soy una forofa de sus novelas). Pero me animó a leer este no sólo el resumen que hizo Lillu de cada uno sino el haber recordado una película que vi de pequeña, en televisión.

La mosca, 1958



Dirigida por Kurt Neuman

Protagonizada por: David Hedison, Patricia Owens, Vincent Price


He puesto dos imágenes porque para la época fue todo un logro el conseguir esos "efectos". Ten en cuenta el año en que fue rodada la película.

Cuenta la historia de un científico que quiere conseguir la transmisión de la materia entre dos puntos, a través de un proceso de desintegración de la misma en el origen y re-integración en el punto de destino. Hace pruebas con objetos inanimados, pasando después a atreverse con animales y finalmente se atreve a ser el conejo de indias humano. Pero una mosca se cuela en la cabina de desintegración, con lo que se recombinan partículas de ambos, logrando dos resultados monstruosos.

La película es bastante fiel al relato, partiendo del momento en que es descubierto el cadáver del científico con la cabeza y un brazo aplastados (por la razón obvia que se ve en la primera imagen), confesándose culpable del crimen su esposa, Helene. A partir de ahí, o lees el relato o ves la película.

Pero vuelvo al libro. La primera historia es la de la mosca. La segunda, se titula La dama de ninguna parte. Y así como La mosca me recordó su versión cinematográfica, este segundo relato no pude impedir que me recordara en cierto modo a Poltergeist, ya que un televisor es el medio utilizado por una mujer para contactar con un científico que acaba enamorándose de ella y haciendo lo que está en su mano para reunirse en el mundo intangible que parece habitar tras la pantalla.

La tercera es La otra mano. Un hombre acude a un cirujano con la petición de que le ampute la mano derecha. Sus argumentos es que esa mano parece tener determinación propia, hace cosas para él impensables y peligrosas para quienes le rodean. El cirujano, como es normal, piensa que es un caso más para un psiquiatra que para él y se niega a ayudarle. Así que el hombre toma una determinación para acabar con su problema, volviendo después a acudir al cirujano y contarle toda la historia, desde el principio.

Deducciones desde la butaca es el relato más corto del libro. Cuenta cómo un perro ya viejo y aquejado de artritis, resuelve el secuestro del bebé de la casa. Todo contado desde su punto de vista.

Salida de emergencia. Una mujer desaparece repentinamente. Su marido llama a un amigo de ambos para que le ayude a encontrarla. Reciben notas de secuestro, que les lleva a una zona de profundas cuevas, donde suceden cosas sorprendentes. El final es sorprendente porque te hacen pensar que el secuestro es debido a las acciones que los tres tuvieron durante la guerra, pero....

Vuelta a empezar. Trata el tema de la reencarnación, desde el momento en que un hombre de ochenta años muere, lo que le sucede, hasta que vuelve a nacer otra vez, muchos años después de haber muerto. La forma en que se presenta, me ha recordado algo que leí hace tiempo, una visión de la vida que escribió Quino y que te copio a continuación


Pienso que la forma en la que la vida fluye está mal... Debería ser al revés!!!
Uno debería morir primero, para quitarse ya ese problema.
Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te larguen cuando ya no seas tan viejo.
Entonces empiezas a trabajar y se trabaja durante treinta o cuarenta años hasta que se sea lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación. Fiestas, parrandeadas, alcohol, salír con hombres o mujeres (se-gún el caso),
que sé yo...., hasta que estás listo para entrar en la secundaria.
Después pasas a la primaria, eres un niño que se pasa la vida jugando sin responsabilidades de ningún tipo.
Luego llegas a ser un bebé y vas de nuevo al vientre materno, y te pasas los últimos nueve meses de tu vida flotando en líquido amniótico hasta que......
....Tu vida se apaga en un tremendo orgasmo...
¡¡¡ESO SI ES VIDA!!



Son sólo 170 páginas, ideal para leer una tarde con tranquilidad. Mis favoritos fueron La mosca y Reflexiones desde la butaca. Creo que en su momento me habrían gustado todos, pero el paso del tiempo se nota en ellos y por lo menos en mi caso, me impiden meterme del todo en lo que cuentan.


4 comentarios:

Margari dijo...

Muy cinéfilos estos relatos. Me suena haberlos visto adaptados... Y creo que por esa razón no termina de llamarme. Me suenan demasiado.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Pues nada, supongo que como todos, tendrás una enoooorme lista de lecturas pendientes, así que una menos :)

Biquiños

Lillu dijo...

No había visto esta entrada! Deja de echarme flores que me pongo colorá XDD El trabajo no me deja leer los blogs con la asiduidad que quisiera, ni siquiera actualizar el mío con propiedad, pero bueno, que sepas que sigo pasando por aquí ;)

Muacks!

osheaa dijo...

De echarte flores nada, que tú trabajas mucho tus entradas y tu blog, no haces como yo que me limito a ponerme ante el teclado y que sea lo que Blogger quiera. Tú te informas, das datos, te paras en los detalles, siempre. Se trate de una receta, de música, de un viaje, película o libro. Así que a cada uno lo suyo. Te aguantas, ale.

Biquiños Lillu :)