viernes, 22 de marzo de 2013

Los "no muertos"

A ver cómo empiezo.... Creo que todos, en mayor o menor medida, tenemos un componente morboso, en ocasiones inconsciente. Ese componente es el que hizo que me fuera muy difícil girar la cabeza la única vez que pasé casi rozando la escena de un crimen. Sentía unas inmensas ganas de mirar, me costó no hacerlo. Y esa parte de nuestra personalidad es la que hace que nos gusten cosas "fuera de lo común" en distintas parcelas de la vida.

Una de ellas es la afición que algunas personas tienen / tenemos por las películas de terror (aunque ese epígrafe no me parece muy adecuado, pero es el que se ha tomado como habitual).

Recuerdo cuando empezó a emitirse The walking dead. Yo no me animé a ver la serie por varios motivos, entre ellos el que me acostumbré a ver las cosas sin publicidad (cosa imposible en televisión) y porque al "ir de zombies" me esperaba lo típico. Pero pasaron las semanas y los comentarios de la gente despertaron mi curiosidad. Y como siempre, me di "un jartón" de episodios. Debo confesar que estuve a punto de dejar de verla, el protagonista, Rick, me parecía un idiota. Es un policía herido en acto de servicio que cuando despierta se encuentra un hospital abandonado, con manchas de sangre por todas partes y muertos aquí y allá. Añade tristeza a la escena el hecho de que el pobre hombre lleva uno de esos camisones de hospital, abiertos por la espalda. Nota al margen: tiene unas pantorrillas horrendas.

Se dedica a buscar a su mujer e hijo, encuentra a un par de supervivientes y a partir de ahí empieza la serie en realidad. Nadie sabe qué ha pasado, dónde, cuándo o cómo empezó esa especie de epidemia que hace que los muertos resuciten y busquen alimentarse de seres vivos. Que esa es una novedad, al menos para mí. Hasta ahora los zombies buscaban comer  seres humanos o partes concretas de los vivos, pero estos de la serie se conforman con que lo que se zampen esté vivo.

Bueno, el caso es que hace unos días se me despertó el lado morboso y me puse a buscar películas de terror. Es un estilo complicado, porque es muy fácil caer directamente en el gore (mucha sangre y entrañas a gogó) o bien ser simplemente una película de sustos, con la musiquita y el plano repentino de una cara, una mano, una sombra...

Así que me fui a los clásicos, busqué "Amanecer de los muertos" y me encontré con dos versiones, la original de George A. Romero y una nueva versión, del 2004. Me decidí por la versión.

Después de verla, me puse a ver la original, pero no llegué ni a la mitad de la película. Me parecía muy embrollada, muchísimo, sobre todo el inicio, en los estudios de televisión, muchos gritos, personajes de un lado a otro... y después situaciones muy extrañas, no sé, no me gustó, no llegué a acabarla.

Eso sí, estuve curioseando sobre George Romero. Y resulta que fue el "creador" de los zombies tal como los conocemos ahora. Hasta entonces, los zombies eran personajes nacidos del vudú y creados para servir a los vivos. La acción de esas películas tenía lugar en países exóticos del Caribe. Pero Romero estableció una nueva "raza zombie" y estableció las reglas. En el vudú uno sabía que el zombie se creaba mediante determinado ritual y para determinada misión. En la nueva era, los zombies no se sabe cómo y porqué aparecen, pero aparecen. Y no para servir, sino para llevar a cabo la misión apocalíptica de matar/comer/convertir a la población que sigue viva. También estableció lo de que se matan sólo si se les ataca a la cabeza. Salen de día y de noche y suelen guiarse por impulsos de su vida anterior, como por ejemplo, acudir ante un sonido o estar cerca de centros comerciales o lugares normalmente atestados de gente.

Dicho esto, vamos a la película.



Amanecer de los muertos (Dawn of the dead), 2004

Dirigida por Zack Snyder y protagonizada por Sarah Polley, Ving Rhames, Jake Weber, Mekhi Phifer.

Como dije antes, es una nueva versión de la original de George A. Romero (del año 1978). La película empieza en un hospital en el que una de las protagonistas trabaja como enfermera. Su turno ya ha acabado y está deseando irse a casa, así que deja las radiografías de un hombre que ha ingresado en el hospital a causa de un mordisco, y por fin se va.

Cuando está a punto de llegar, se encuentra con una niña, vecina suya, que le comunica que ha aprendido a patinar hacia atrás. Es evidente que se llevan bien y todo eso. Llega, se encuentra a su novio /marido/ pareja y empiezan un encuentro sexual que tiene como fondo las noticias que emite la televisión sobre una situación alarmante. Evidentemente no se enteran porque están a lo suyo y además en la ducha. 

En el siguiente plano se les ve durmiendo (es fascinante ver que los americanos, al menos en las películas, duermen vestidos, como con una especie de chándales o similar). El se despierta y ve que en la puerta del dormitorio está la niña patinadora, en pijama, medio envuelta en sombras. Lo normal sería sorprenderse porque alguien estuviera dentro de la casa, digo yo. Pues no, él se levanta y le pregunta si está bien, como si fuera lo más normal del mundo que los vecinos entren hasta el dormitorio, sin llamar ni nada. La niña da un paso adelante y se ve que tiene la boca toda roja, sangrante. Al verlo, él se alarma y como es normal se acerca hacia ella, despertando de paso a la mujer. Cuando llega a la altura de la niña, esta le lanza un mordisco al cuello, que empieza a sangrar abundantemente. La reacción del hombre es empujar a la niña y cerrar la puerta del dormitorio. La enfermera entra en pánico, no puede hacer nada para ayudarle, llama a emergencias pero las líneas están colapsadas. Mientras, él muere desangrado. Ella llora y está lógicamente afectada y de repente él se levanta y va hacia ella, con el fin de masticarla un poquito. Ella va corriendo al baño, aterriza de culo en la bañera (siento la expresión pero es tal cual) e intenta abrir la ventana para escapar. Pero el silencio reina en la casa y eso hace que se acerque a la puerta. Llama al novio/pareja/marido y él, de un trompazo, se carga parte del panel de la puerta. (Nota al margen: es como la escena con Jack Nicholson en el resplandor, pero sin hacha). Ella logra escapar, subir al coche y ver que tooooda la zona está en un estado horrendo, gente corriendo, gente comiendo a otras personas, incendios, choques, huídas.... 

Ese es el comienzo de la película. Después se encuentra con más supervivientes, se encierran en un centro comercial, etc etc.

La verdad es que se deja ver bien. Tiene algunas cosas "muy americanas" y algunas exageraciones. Los zombies no son como los The walking dead, estos están mejor conservados, nada resecos ni cosas así. También son más despiertos, más ágiles y muchísimo más rápidos.

Dos cosas que me gustaron especialmente: uno de los protagonistas, Ving Rhames, al que conocía de una serie llamada Monday Mornings, en la que hace el papel de un médico especialista en traumas. Es una de esas personas que te caen bien nada más verle, o al menos eso me ha sucedido a mí. En esta película hace un papel totalmente distinto, el de un policía que forma parte del grupo de supervivientes.

La otra cosa que me gustó es que el final real de la película lo ves en los créditos del final. Yo soy de esas personas  que cuando van al cine no se levantan de la butaca hasta que se acaba todo. Veo todos los créditos (me gusta buscar nombres originales entre ellos, no es que sea una conocedora del personal técnico de las películas), y me gusta ver también los actores de doblaje. Manías que tiene una, supongo. El hecho es que esa costumbre ha hecho que no me perdiera muchas cosas en algunas películas, ya que las hay que dejan como una especie de coletilla para el final de todo. En esta, entre créditos y créditos, aparecen unos pocos segundos de imágenes que nos muestra lo que les sucede a los protagonistas al final del todo.

Así que ojo al dato si la ves, cuando piensas que ya ha terminado, no es así. Quédate hasta el final de verdad.

No hay escenas especialmente desagradables ni mucha abundancia de sangre, a excepción del principio de todo, con el mordisco en el cuello de la pareja de la enfermera. Los zombies no son de los que pueden dar asquito, se les ve "normales", simplemente no hablan y te comen si te pillan. Los hay en abundancia, eso sí. Desde la terraza del centro comercial hay algunas escenas en las que se les ve a centenares.

Lo dicho, si quieres ver una película de zombies para pasar el rato, dedícale una tarde,  o una noche.

No hay comentarios: