sábado, 23 de marzo de 2013

Bailando en la oscuridad, Maureen Lee

Sí, lo sé, soy un desastre. Tengo empezado La ternura de los lobos, que me está gustando bastante y además hace un par de días, Chelou me trajo la última novela de mi querido Pendergast, Dos tumbas. Y yo, que pensaba que mi conciencia me martillearía si elegía leer a Pendergast antes de acabar con La ternura de los lobos, ¿qué hago? Pues me pongo a leer algo que no tiene nada que ver ni con uno, ni con otro.

La verdad es que me apetecía leer algo ligero, entretenido y sencillo. Elegí Bailando en la oscuridad porque me pareció un título muy familiar (hay canciones y películas con él). Y bueno, me llevé una muy grata sorpresa. En lugar de encontrarme la típica novela de chica guapa, inteligente y en problemas salvada por joven guapo, fuerte, íntegro y normalmente "forrado", me encontré con una novela de esas tipo "mecedora", cuyo argumento tiene lugar en dos momentos temporales distintos.

En cada uno de esos momentos la protagonista es la vida de una mujer, y las circunstancias y personas que la rodean. Una es Flo, una muchacha que vivió su juventud durante la Segunda Guerra Mundial. Católica e inocente, se deja embaucar por un guapo rompecorazones, que le hace creer que su matrimonio no tiene validez y que va a abandonar a su mujer para casarse con ella en cuanto pueda. El abandonarse a sus sentimientos va a poner en marcha el destino de Millie, la protagonista del otro momento (los años noventa), una joven que se siente desplazada, incómoda en todas partes, que va dando tumbos por sus relaciones (no sólo amorosas sino también familiares y laborales), culpando siempre de eso a los malos tratos sufridos por parte de su padre durante su niñez.

Flo es la tía abuela de Millie, y cuando fallece, por esas cosas del destino es a ella a quien le toca ir a su casa a vaciar los efectos personales de la anciana. Allí encontrará sin querer, un refugio donde se siente cómoda, además de descubrir la historia familiar, revolviendo entre los papeles y cartas que va encontrando. Todos los secretos familiares salen a la luz ante los ojos de Millie y así como una seducción marcó una etapa de la familia, la salida a la luz de esos secretos, iniciará otra aparentemente mucho mejor.

No hay príncipes azules en esta historia. Nadie rescata a nadie. Es algo que pudo haber pasado tranquilamente, la historia de unas vidas en las que los protagonistas tratan de hacer las cosas lo mejor posible, aunque esa buena voluntad muchas veces tenga unos resultados catastróficos.

Te lo recomiendo si te apetece leer algo tranquilo e interesante una tarde. Porque además se lee en nada.

4 comentarios:

Margari dijo...

Con esta autora aún no me he estrenado, pero lleva tiempo entre mis pendientes. Me anoto este título que tiene buena pinta.
Besotes!!!

osheaa dijo...

Para mí fue una sorpresa agradable, totalmente diferente a lo que me esperaba. Me gustó. Buscaré algo más de la autora a ver si sigue con el mismo estilo.

Biquiños

Isi dijo...

Leí otro libro de esta autora y me encantó, también en dos épocas distintas que luego se unen, y desde entonces tengo pendientes el resto de sus novelas.
Me ha gustado eso de la mecedora :)

osheaa dijo...

Pues nada, a buscar más de ella para leer. Fue entretenido y lo leí casi del tirón. Me alegra que el que leí no sea una excepción.

:)