sábado, 9 de febrero de 2013

Marchlands

Es una miniserie británica de cinco capítulos de unos cuarenta y cinco minutos de duración cada uno. Está basada en otra serie, The Oaks, estadounidense, que tengo entendido que no pasó del episodio piloto.

El argumento gira en torno a tres familias que han habitado la misma casa, Marchlands, en diferentes épocas (1968-1987-2010). Y tienen como nexo la historia de Alice.

En 1968 vivían en Marchlands dos matrimonios, los padres de Alice y sus abuelos paternos. Alice murió ahogada en 1967 y ese accidente ha marcado la vida de toda la familia, sobre todo de su madre, que no acaba de creer la versión oficial del accidente, ya que conocía a su hija y sabía que era imposible que las cosas sucedieran de la forma en que se lo dijeron.

En 1987 vive en Marchlands una familia compuesta por un matrimonio, su hijo adolescente y su hija pequeña, que tiene una amiga imaginaria llamada Alice. Empiezan a pasar cosas raras en casa y creen que la niña tiene un problema que la hace comportarse de una forma extraña. Su padre poco a poco empieza a tener en cuenta la posibilidad de que Alice sea algo más que una amiga imaginaria.

En 2010 se muda a Marchlands un matrimonio joven, ella en avanzado estado de gestación y empiezan a remodelar la casa a su gusto. Y también empiezan a pasar cosas raras.

Las historias de las tres familias se nos cuentan entrelazadas, no de forma separada. Y hay nexos de unión entre las tres, aparte de la supuesta presencia de la niña muerta. Llegados a este punto es cuando tengo que decirte que no es una historia "de miedo". No hay tormentas nocturnas, ni apagones, ni sobresaltos, ni puertas chirriantes... La casa es preciosa, de hecho, luminosa y acogedora. Los personajes no son oscuros ni tremebundos. Bueno, la abuela de Alice lo es un poco, es un claro ejemplo de la forma de pensar de la sociedad en los años sesenta y anteriores.

Si la ves, entonces, no esperes encontrar la típica película de sustos y música de suspense. Verás la historia de varias personas y de cómo sus decisiones influyen en los demás, aunque sea a largo plazo. Hay sólo un momento "de susto" en uno de los capítulos, pero es un susto necesario para evitar un mal mayor. No te cuento más porque te lo estropearía.

Hubo dos cosas que no me gustaron mucho. Una tontería y algo un poco más importante. La tontería es la reacción de una de las mujeres, cuando se entera de que su ahora marido, cuando era adolescente (muchos años antes de conocerla a ella), era considerado un ligón por su pandilla de amiguetes. Y que además, tuvo rolletes antes que ella. Se enfada mucho, sin tener en cuenta de que lo que le dicen es algo que pasó como unos veinte años antes.

Y lo más importante de lo que menos me gustó es el final. Una espera otra cosa. Y no puedo decir más porque te desvelaría todo y no está bien.


No hay comentarios: