lunes, 21 de enero de 2013

Rachel Gibson

Hace unos días, en el blog de Isi leí en un comentario algo sobre esta autora. Lo que me llamó la atención fue que decían que escribía con un toque de humor. Así que ni corta ni perezosa, me salté la lista de libros que tengo pendientes (que son unos cuantos) y me dispuse a leer algo de Rachel Gibson.

La historia que leí se titula Jane juega y gana. Como la única referencia que tenía era lo de que había algo de humor en sus novelas, fue un "tiro a ciegas".

Bien, aprovecha mi experiencia y no hagas lo que yo hice. Porque seguro que esta autora tiene otras cosas que son diferentes a lo que leí. Así que por favor, haz lo que yo no hice: pregunta por títulos y no vayas a tontas y a locas.

Lo que leí es una más de las novelas que leía en mis años mozos, de esas de Julia, Jazmín, Bianca y demás. Son novelas muy cortitas, de amor en las que en el 95% de los casos se sigue el mismo esquema: chica mona, inteligente, buena, luchadora y hacendosa, chico fuertote normalmente con dinero y guapísimo se conocen, se enamoran pero no lo saben, hay problemas por medio y acaban juntos y felices.

Pues Jane es una periodista que también escribe bajo pseudónimo una sección de relatos eróticos. Sus jefes le dan el puesto de reportera que siga al equipo de hockey hielo local (cosa curiosa teniendo en cuenta que la muchacha no tiene ni idea de hockey). Se enamora, por supuesto, del portero que es una especie cuerpo perfecto y acento francocanadiense. Y ya sabes el resto, ¿a que sí?.

No está mal si lo que esperas es encontrar una historia romántica de ese tipo. Yo esperaba otra cosa, así que no pude evitar un cierto punto de descontento. Lo bueno que tiene es la brevedad, eso sí. Y una cosa que me irritó un poco: la chica se presenta como una chica poco llamativa, poco atractiva, que no se cuida en el vestir, ni se maquilla ni nada, que prefiere la comodidad a la estética. Una del montón. Pero después empieza a hablar de sus rizos que brillan bajo la luz, de sus ojos  nosequé, de su piel cremosa, de su ... vamos, que ya quisiera una chica corriente ser como ella.

En fin, que si te apetece leer una historia de amor breve y bastante dulzona, es tu título. Más adelante buscaré otros para ver si son todos así o no. Y oye, tampoco está mal leer este tipo de literatura, siempre y cuando sea lo que estás buscando, claro.

2 comentarios:

Isi dijo...

Pobre Osheíta!!! jajaja
Bueno, tú no leas más de esas novelas, que ya leo yo otra, comparamos y, si vemos que no nos convence, ¡puerta!

osheaa dijo...

La culpa fue mía por ir "por libre", pero bueno, tal vez haya novelas más extensas en que la temática sea distinta o al menos abordada de distinta forma.

Conste que no soy contraria a las novelas rosa, creo que en general, todos leemos de todo, según nuestro estado de ánimo y nuestras posibilidades.