miércoles, 16 de enero de 2013

Mi "yo" goreano

Entendámonos, goreano no de Gor, la Contratierra, sino de películas gore.

No es un género que me entusiasme ni que conozca demasiado, pero hace unos días, no sé el motivo, recordé la existencia de una película titulada "Holocausto caníbal", que en su momento quise ver pero no lo hice al llegarme comentarios sobre su crudeza y lo duro de sus imágenes. Y, como digo, por un motivo desconocido, el título me vino a la cabeza. Antes de verla, curioseé un poco y me sorprendió ver que era una película italiana. Se asocia a otro título, Caníbal Feroz, también italiana. A priori los argumentos eran interesantes, así que me dispuse a tener una sesión goreana.


Holocausto caníbal (Cannibal holocaust), 1980

Dirigida por Ruggero Deodato e interpretada entre otros, por Carl Gabriel Yorke, Francesca Ciardi, Perri Pirkanen.

El argumento es el siguiente: un par de reporteros televisivos junto con dos cámaras, viajan hasta el Amazonas con el fin de hacer un documental sobre la existencia de posibles tribus caníbales en la zona. Y desaparecen. Al cabo de un tiempo, un antropólogo junto con un par de guías, va a buscarlos para ver qué ha sucedido. Después de un viaje un tanto tempestuoso, llega a una aldea donde encuentra las cámaras y las cintas de vídeo, enterándose de que fueron asesinados y comidos por los Yanomami.

Lleva las cintas a la cadena de televisión, donde insisten en que salgan a la luz, para que la muerte de los periodistas no haya sido en vano, pero el antropólogo insiste en que los directivos visionen por completo las imágenes grabadas antes de tomar una decisión en firme.

En las cintas se muestra el viaje de los expedicionarios, su encuentro con animales y nativos, se ve cómo poco a poco se van convirtiendo ellos en un poco "salvajes" y cómo el grabar todo se convierte en una obsesión, hasta el punto de que viendo su vida en peligro, no dejan de grabar, prefieren seguir adelante en lugar de retirarse.

Así dicho no parece estar tan mal, ¿verdad? Pues es horrible. Las actuaciones son penosas, las escenas que se suponen que son para alterar al espectador, patéticas. Empalamientos, cortes, sangre y comerse entrañas, todo presentado de una forma muy artificial... de hecho llegó un momento en que me salté trozos de película, me parecía una tremenda pérdida de tiempo. No sé, tal vez lo que ocurre es que es de esas películas que no llevan bien el paso del tiempo, tal vez en su momento tuvo un gran éxito y fue como "de culto", no lo sé, pero no entiendo a las personas que me dijeron que no la viera por su crudeza, me pareció simplemente de mal gusto, no sólo por lo que mostraba, sino por las actuaciones y la ambientación.


Caníbal feroz (Cannibal ferox) de 1981

Dirigida por Umberto Lenzi, quien también escribió el guión y protagonizada por Giovanni Lombardo Radice, Lorraine De Selle, Danilo Mattei

Después del desencanto de Holocausto caníbal, estuve a punto de no ver esta, pero decidí darle un voto de confianza, así que me dispuse a verla. La historia no deja de tener su punto de humor ácido. Una antropóloga quiere escribir su tesis sobre el canibalismo. O más bien, sobre su inexistencia, ya que sostiene la teoría de que no existen tribus caníbales. Con el fin de recopilar información para escribirla, viaja junto con su hermano y dos personas más a la selva amazónica, para hacer trabajo de campo. Bien, llegan, ven la fauna y flora locales, son felices y va todo bien hasta que tropiezan no con una tribu indígena sino con un traficante de drogas y otro de esmeraldas, que huyen de una tribu que les persigue y que dicen que han asesinado a un compañero suyo. Lo normal sería dar media vuelta y volver a la civilización, pero no. Van hacia la aldea, donde al llegar se encuentran un grupo de mujeres y niños, sentados sin más en el suelo. Allí uno de los traficantes confiesa que fue el otro el que mató al compañero y que es malo maloso del todo.

Cuando se dan cuenta, el malo se ha fugado con la chica que iba con ellos de expedición. Regresan los hombres de la tribu, se encuentran con que el traficante ha abusado de su fuerza, matado y maltratado a componentes del poblado y, como es natural, quieren venganza. Al final acaban todos atrapados y encerrados, a la espera de que los indígenas se tomen la justicia por su mano.

Van muriendo uno a uno, por distintas causas, hasta que queda sólo la muchacha de la tesis, a quien ayuda a escapar un muchacho de la tribu. Llega al río, por donde casualmente está pasando una barcaza de cazadores furtivos, que la rescatan y la llevan de vuelta a la civilización. Escribe su tesis sobre la inexistencia del canibalismo, a pesar de haber visto cómo se zampaban a alguno de sus compañeros de expedición y achaca la muerte de los demás a un accidente de barca en el río.

Lo mismo que la otra, las actuaciones, la ambientación y el desarrollo de la historia son penosos y a veces, sin sentido. Sigo diciendo que tal vez no pudo aguantar el paso del tiempo. O puede que no sea capaz de apreciar ese tipo de películas, no sé.

Pero vamos, que no te recomendaría verlas, ninguna de ellas.

2 comentarios:

Amylois dijo...

Desgraciadamente, esa la vi muy pequeñita sin querer o por descuido de mis padres...no creo haber tenido ningún trauma, pero el empalamiento ha sido siempre una imagen atroz para mi, y yo si que puedo ver gore, sangre y visceras, pero la tortura, el dolor, es algo que me sobrecoje...saludos.

osheaa dijo...

Amylois, hola, bienvenida :)

A mí me pareció que han soportado mal el paso del tiempo. De todas formas, he visto poco cine gore, aunque recuerdo con una sonrisa El ejército de las tinieblas.

Estoy contigo en cuanto a lo del dolor.

Biquiños!