martes, 29 de enero de 2013

La música de las sombras, Julie Garwood

Por razones que no vienen al caso, últimamente todos tratamos de complacer a mi hermana. La última vez que la visité, insistió en prestarme algunos libros (entre ellos el de Christian Jacq). Y como cuando me prestan libros lo primero que hago es leerlos para devolverlos lo antes posible, después de leer Tutankamón, me dispuse a leer el siguiente, que es el que da título a esta entrada.

Lo primero que hice fue leer la contraportada, y pensé que iba a ser otra novela romántica más, la típica de muchacha guapísima y dulce y hombre temerario y fuerte.

Así que anoche me metí en cama con el libro entre las manos. Y para mi sorpresa, lo disfruté. Vale que la chica era la típica heroína y el chico el típico hombretón que la salva, la protege y todo eso. Pero está escrita de una forma que pasas el tiempo sonriendo y divirtiéndote. Es fácil de leer, los personajes están muy perfilados, hay un  misterio de fondo (la existencia de un tesoro), la única pega que le encuentro son las escenas de amor, pero eso me ocurre en casi todas las novelas que leo, me resultan pegajosas, con eufemismos y "derramamientos de la semilla en su interior" y todo eso. Normalmente en cuanto empieza la escena, suelo saltarme el párrafo. Y esta no fue la excepción. Menos mal que hubo pocos derramamientos.

La búsqueda de un tesoro en forma de oro por una parte y la lujuria por otra, hacen que dos barones ingleses deseen casarse con lady Gabrielle. Pero el rey Juan tiene otros planes para ella, desea que se case con un terrateniente escocés, con el fin de mantener la paz entre los clanes y poder dirigir sus miras a otras luchas del reino. De camino a tierras escocesas, la princesa y su escolta evitan la muerte de un hombre, al que pretendían enterrar vivo. Antes de la boda, muere el novio. Lanzan una falsa acusación contra lady Gabrielle, quien tiene que buscar un lugar donde estar a salvo... y si quieres saber más, lee la novela.

Empecé a leerla anoche, un ratito y acabé esta mañana, otro ratito, así que ya ves que no lleva mucho tiempo hacerlo. La autora al menos en esta novela, tiene un estilo muy ágil, divertido. No será la novela del siglo pero sí una buena forma de pasar un rato.


6 comentarios:

bibliobulimica dijo...

Llego aquí desde el blog de Isi.
No conocía a esta autora, ni su obra pero tomo nota de que es un buen libro para pasar un buen rato.
Saludos,
Ale.

Isi dijo...

Me morí con los derramamientos, jajaja.

Pues nada, habrá que tenerlo en cuenta para pasar un ratillo divertido, con algún derramamiento, pero también aventuras propiamente dichas jajaja.

osheaa dijo...

Bienvenida, Ale, gracias por pasarte :)

Se lee muy rápido, ya te digo que me duró anoche un par de horas y un ratito esta mañana, espero que te pase lo mismo si lo lees

:)

osheaa dijo...

Isi, es que imagínate, estás en plena faena con un hombretón casi perfecto y te susurra "mi amor, voy a derramar mi semilla en tu interior, alcanza el culmen del placer conmigo"... y ni te cuento lo que puede pasar.

Los eufemismos a veces están bien, pero caray, hay que establecer un límite.

Hay aventuras y muchas sonrisas, de hecho creo que me pasé todo el rato que estuve leyendo, con la sonrisa en los labios.

Biquiños!

Margari dijo...

Pues si se lee tan ligerito a lo mejor le doy una oportunidad, que no tiene mala pinta. Aunque tardaré, que tengo tantos pendientes...
Besotes!!!

osheaa dijo...

Sí, Margari, se lee ligerito y está bien para pasar el rato. En cuanto a lecturas pendientes... ains, creo que todos tenemos una muy larga lista y si te pasa como a mí, nos encanta que se vaya alargando :)