domingo, 23 de diciembre de 2012

Los Tudor

Me encanta tanto la novela histórica como la historia novelada. Hace unos meses pasé por una época en la que me empapé de los Tudor, no sólo en películas y serie, sino también leyendo y escuchando. Intentaré contarte el proceso.

Todo empezó con la novela La trampa dorada, de Philippa Gregory. Fue uno de los libros que compré hace meses en una oferta. Me gustó tanto, que busqué más novelas de esa autora, llenando la época Tudor con otras dos novelas suyas, La princesa fiel y La otra Bolena.

La princesa fiel es un retrato de Catalina de Aragón, la primera esposa de Enrique VIII. Tras mostrarnos unas pinceladas de su niñez, vivida entre batallas de la Reconquista, cuenta cómo llegó a Inglaterra como la prometida del príncipe de gales, Arthur, el primogénito de Enrique VII. Nos lo presenta como un muchacho débil, sensible, terriblemente apocado en presencia de su padre. Una vez casados, Catalina tolera la presencia de Arthur porque ha sido educada para cumplir con su deber. Pero él muere de lo que llaman la enfermedad de los sudores y ella queda un poco en tierra de nadie. Enrique VII no le hace caso, su padre, Felipe de Aragón está demasiado enfrascado en su guerra con Francia y falto de medios para acabar de pagar su dote. Pasa una época de grandes penurias hasta que llega su boda con Enrique VIII, un muchacho que vivió alegremente y se encontró casi de repente con la responsabilidad de gobernar Inglaterra. Catalina le da un hijo al rey, pero apenas vive un mes. A partir de entonces, sufre continuos abortos o tiene niños que nacen muertos y sólo sobrevive su hija María.

Enrique VII consiguió el trono peleando literalmente por él, con lo que su hijo tiene muy presente la necesidad de consolidar la dinastía y la sucesión. A eso se le suma la aparición de Ana Bolena, que resulta no ser una más de las amantes del rey sino una mujer muy astuta que quiere ocupar el puesto de Catalina y arrastrar consigo, al poder, a su familia.

Como consecuencia, Enrique VIII intenta anular su matrimonio aduciendo que Catalina estuvo casada con su hermano. La reina jura que dicha unión no fue consumada. Empieza así un período de luchas, el rey por su libertad para poder casarse con una joven que podría darle un heredero y la reina por no perder su posición.

Tan obsesionado le tiene la idea de un heredero, que llega a plantearse el que su sucesor sea el hijo bastardo que tuvo con Bessie Blount. El muchacho murió en la adolescencia.

Como es sabido, el rey consigue sus propósitos, aleja a la reina de la corte, disuelve su matrimonio y se casa con Ana Bolena. Eso sí, a un precio muy alto, la ruptura con la iglesia católica, un fuerte aliado perdido por Inglaterra.

La otra Bolena nos habla de María Bolena, la hermana de Ana, que fue amante del rey Enrique VIII y llegó a darle dos hijos. A través de los ojos de María, vemos cómo el rey se fija en ella, cómo su familia la ampara para conseguir beneficios de esa relación, llegando incluso a apartarla de su marido para que no haya dudas de que si queda embarazada el hijo sea del rey. Los hermanos Bolena, junto con el padre y el tío, incitan la pasión del rey, aconsejan a María cómo portarse para mantener su interés. Pero el tiempo pasa y el interés decae. Es entonces cuando Ana parece surgir para captar el interés regio. Y lo consigue. Pero Ana es demasiado ambiciosa, ha hecho que Enrique VIII se jugara demasiado y el hecho de no poder darle un heredero varón, junto con el malestar de gran parte de la corte, los problemas políticos en los que se ve envuelto, hacen que la reina caiga en desgracia. Enrique hace que sea acusada de traición y condenada a muerte, con pruebas y testigos falsos, con el fin de quedar libre de casarse con Jane Seymour.

La trampa dorada cuenta el paso por la corte inglesa de Ana de Cléves y Catalina Howard, dos de las esposas de Enrique VIII menos conocidas, posiblemente por la brevedad de sus matrimonios. Ana de Cléves sucedió como esposa del rey a Jane Seymour, tras la muerte de ésta en el parto del único hijo varón no bastardo que tuvo el rey. El matrimonio de Ana y Enrique fue por motivos puramente políticos, una alianza contra los franceses, los sempiternos enemigos de Inglaterra. La joven no fue del agrado del rey desde el primer momento. Se vio incapaz de consumar el matrimonio. Hay que tener en cuenta que Enrique ya era un hombre mayor, para la época, que tenía la pierna muy mal herida y que además se cree que padecía de un trastorno genético que afectaba a su capacidad de reproducción. Ana vivió aterrada, intentando complacer al rey, haciendo lo que creía correcto, sola en la corte, sin amigos, pensando que ella sería también condenada a muerte por un rey medio loco que se inventaba cargos contra sus esposas con tremenda facilidad.

Le fue ofrecida una salida fácil. A cambio de poder vivir en Inglaterra y ser considerada como una hermana por el rey, Ana debería confirmar que su matrimonio con Enrique no era válido ya que había sido prometida en matrimonio anteriormente y esa promesa nunca fue disuelta. Por supuesto, aceptó, aunque hasta la muerte del rey tuvo que vivir con el temor a que en cualquier momento la acusaran de traición, si al rey le convenía.

Catalina Howard era una adolescente atolondrada, dama de compañía de la reina Ana, más preocupada por lucir bonita y coquetear que por cumplir sus obligaciones. Su viveza y juventud llaman la atención del rey, quien se casa con ella una vez que el matrimonio con Ana es disuelto. Pero Catalina tiene poco sentido común y toma un amante. Por si fuera poco, el rey se siente cada vez peor físicamente. Catalina es condenada a muerte por traición al rey.


Al tiempo que leía esas novelas, volvía a ver alguna película como Ana de los mil días o la serie Las seis esposas de Enrique VIII. Tengo que reconocer que se nota el paso del tiempo en la serie, la recordaba mucho mejor de lo que fue. No te la recomiendo, no aguantó bien el paso del tiempo. La película sí.



Ana de los mil días (Anne of the thousand days), película de 1969 dirigida por Charles Jarrott y protagonizada por Richard Burton, Genevieve Bujold, Irene Papas, Michael Hordern... Trata de la disolución del matrimonio entre Catalina de Aragón y Enrique VIII y el posterior matrimonio del rey con Ana Bolena, hasta la ejecución de ésta por alta traición.

Es una imagen que más bien tiende al romanticismo, en la película el rey parece casi acosar a Ana, entonces dama de compañía de su mujer la reina Catalina, hasta que ella cede a casarse con él y poco a poco va pasando de la reticencia al amor por el rey. Se nos muestra a una Ana Bolena dulce, encantadora, enamorada y se deja de lado las maniobras políticas llevadas a cabo no sólo por ella sino por el resto de su familia para aprovecharse del interés del rey. Es una película agradable, buena para pasar un rato en casa, una tarde de invierno.

 Las hermanas Bolena (The other Boleyn girl, 2008), dirigida por Justin Chadwick y protagonizada por Natalie Portman, Scarlett Johansson, Eric Bana, Kristin Scott Thomas. Es una película basada en la novela de Philippa Gregory antes mencionada, en la que se ve la historia entre Enrique VIII y Ana Bolena un poco a través de los ojos de María.



La serie Las seis esposas de Enrique VIII ya te digo que no ha aguantado bien el paso del tiempo. Son seis capítulos, cada uno de ellos dedicado a una esposa, con lo que yo llamo ambiente de teatro, no de cine o de documental. 



Y así vamos a dar con la serie más actual (que yo sepa) dedicada al tema: Los Tudor. Aunque realmente debería llamarse Enrique VIII, pues los Tudor abarcan varios reyes y reinas, desde Enrique VII hasta la reina Isabel I, mientras que en la serie tratan sólo del reinado de Enrique VIII.

Creo que es inevitable que haya fallos históricos en la serie, supongo que algunos de ellos hechos aposta para aportar un poco más de dramatismo, como por ejemplo la muerte del cardenal Wosley, que realmente no se suicidó, como muestra la serie, sino que murió de enfermedad.

Hay otros errores como nombrar el Vaticano, inexistente por entonces y alguna que otra cosilla, pero ya digo que son cosas puntuales y que o bien se colaron o bien se hicieron para dar más intensidad a la historia.

Tiene un reparto lleno de grandes actores y actrices. Jonathan Rhys Meyers tiene el papel protagonista, Peter O'Toole como el papa Pablo III, Max Von Sydow en el papel del cardenal Von Waldburg, Jeremy Northam como Thomas Moro, Sam Neill como el cardenal Wolsey, etc

Abundan las escenas de desnudos y sexo, supongo que también por hacer la serie más apetecible al público. Tratan todos los aspectos del reinado de Enrique, no se centran sólo en el aspecto matrimonial. Eso sí, lo presentan como una persona sumamente manipulable, mucho más de lo que tengo entendido que fue en la realidad, obsesionado por pasar a la historia como un rey fuerte, famoso por sus logros en la guerra, eternamente enemistado con los franceses incluso cuando se reúnen para firmar un tratado de paz.

Enrique VIII fue un príncipe encantador, buen atleta, un campeón en los torneos, apuesto y deseado por casi todas las mujeres. El tiempo, las heridas y los excesos en la mesa hicieron que el paso de los años lo convirtiera en un hombre avejentado, maloliente y físicamente desagradable. Pero a él le gustaba pensar que aún era el que fue, el mejor en todo. De hecho en la serie el personaje del rey apenas envejece. Pero lo dicho, todo sea por la audiencia. Como sea, es una serie interesante como acercamiento al tema.

En cuanto a escuchar... en la serie de Los Tudor aparece el personaje de Thomas Tallis (quien haya leído 50 sombras de Grey lo habrá reconocido, al menos de nombre), es otra pequeña incongruencia temporal De hecho si mal no recuerdo, fue músico en la corte de la reina Isabel I, y se cree que fue para ella para quien compuso el motete para ocho coros a cinco veces, como parte de las celebraciones del 40 aniversario de la reina en 1573. Es el famoso Spem in alium, que aparece en la novela antes citada de las sombras de Grey y que os dejo aquí el enlace a youtube por si sentís curiosidad.
 http://www.youtube.com/watch?v=0_oehc90D1M  

Es una música preciosa, al menos a mí me lo parece.

Así que ya sabes, si quieres sumergirte en la época, puedes elegir entre leer, ver o escuchar (o las tres).

Dinastía Tudor

Enrique VII (1485-1509) tras la guerra de las dos rosas

Enrique VIII (1509-1547)

Eduardo VI (1547-1553)- hijo de Enrique VIII y Jane Seymour

Juana I (reinó una semana en julio de 1553, fue ejecutada en la torre de Londres) era sobrina de Enrique VIII

María I (1553-1558) conocida como Bloody Mary por su persecución y matanza a los contrarios al catolicismo, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón

Isabel I (1558-1603) conocida como la reina virgen, hija de Enrique VIII y Ana Bolena




No hay comentarios: