miércoles, 26 de diciembre de 2012

El bolígrafo de gel verde, Eloy Moreno




La primera vez que tuve noticias de esta novela fue en un blog, creo que en uno de los IMM del blog de Isi (fromisiblog.articulo19.com), aunque no lo juraría, con lo despistada que soy. Me llamó mucho la atención el título, me pareció original y muy atractivo para una enamorada de los artículos de oficina como soy yo.

Así que cuando Chelou me lo dejó, aproveché estos días de vacaciones de ser madre para leerlo. Craso error. No porque el libro esté mal, sino porque no se debe leer en estados de ánimo bajos, por decirlo de alguna forma. Página tras página esperaba una gota de esperanza, de alegría, encontrándome irremediablemente con tedio, rutina, desesperación, pérdida, agotamiento emocional y físico. Y para alguien que está física y mentalmente agotada, es como echarse una losa encima.

Un hombre viaja en un tren con destino que no conocemos. Durante su viaje empieza a recordar el pasado, empezando por el momento en que un accidente da pie a la separación de su mejor amigo de la niñez. Sigue hablando de la rutina de su trabajo, de la rutina de su familia, de la rutina de sus días. Siempre igual. Hasta que, harto de que desaparezcan los bolígrafos de su mesa, se compra un bolígrafo de gel verde. Así, si desaparece, podrá seguirle la pista, al ser un color inusual. Y a través de sus pesquisas va encontrándose cosas inesperadas sobre sus compañeros de trabajo. El tiempo que pasa investigando es tiempo que resta a su familia. Las cosas van empeorando día a día. Y decide cambiar, romper con todo, empezar de nuevo. Y de ahí el viaje. Pero no se puede huir de uno mismo, de lo que uno siente, piensa y necesita. De lo que uno es. Ya no está la rutina de antes, pero no es feliz. Y hasta aquí "puedo leer", si quieres saber el final, has de leer la novela. Es fácil de leer, está escrita en un estilo sencillo y no es muy extensa. 

Pero me ha dejado más alicaída de lo que estaba. Así que si estás en un momento de tu vida en que necesitas esperanza, alegría y ánimo, te recomendaría que esperaras un poco más para leerlo. Porque si estás mal, te dejará triste. Bueno, al menos es lo que me ha sucedido a mí.

He echado un vistazo por la red y todo lo que leo son críticas positivas, gusta a casi todo el mundo, o por lo menos a todos los que escriben opiniones. Muchas veces, al leer lo que sea, pienso que me gustaría poder hacerlo, poder escribir y poder transmitir las cosas que yo siento. Esta vez no. No me gustaría escribir algo así, no porque no sea bueno sino porque aunque sea una tontería, a mí me gustaría poder escribir para animar, entretener, para cosas positivas, para que mientras que la gente leyera lo que yo escribiera, se olvidaran por un momento de lo malo, se evadieran, como me sucede a mí normalmente. Pero no para pasar a un mundo agobiante, constreñido, gris.

Pero bueno, al resto de gente le gusta, así que tendrás que leerlo para tener tu propia opinión. Recuerda: no cuando estés mal de ánimo.

4 comentarios:

Isi dijo...

Lo verías en un imm mío, pero yo todavía lo tengo pendiente!! (precisamente hablé con otra chica de hacer una lectura conjunta a principios de año, a ver si las dos lo leemos, jaja).
Pues ya sabía yo que era depresivo, pero da igual, creo que está genial, aunque también he leído eso de que hay que leerlo en momentos optimistas, que si no te hundes!
Besotes!!

osheaa dijo...

De haberlo sabido, aún no lo habría leído, pero bueno, lo hecho, hecho está :) Conste que no digo que sea malo, eh? Es que lo pillé en mal momento

Tizire dijo...

Uff, este libro no me gustó nada de nada: creo que su protagonista es un poco gili****** y no empaticé para nada con su historia. Yo tampoco la recomendaría. 1beso!

osheaa dijo...

Tizire, es que leerla es para rematarte si estás en una temporada o un día un poco triste o de bajón. De todas formas, no ha sido lo peor que he leído :)

Biquiños y gracias por venir