domingo, 15 de enero de 2017

Sobre el chiste del gato


No puedes pillar el chiste de la entrada anterior si no sabes esto:

Gato de Schrödinger: un gato, junto con un matraz que contiene un veneno y una fuente radiactiva, se coloca en una caja sellada. Si un contador Geiger detecta la radiación, el frasco se rompe, liberando el veneno que mata al gato. La interpretación de la mecánica cuántica de la Escuela de Copenhague implica que, después de un tiempo, el gato está al mismo tiempo vivo y muerto.

Y es posible que aún después de saberlo, no te haga gracia. Pero a mí aún me hace reír cada vez que lo veo o lo recuerdo. 

sábado, 14 de enero de 2017

Lo último que me ha hecho reír (y bastante)



Espero que a la persona que me lo envió no le moleste que lo comparta aquí, pero es que es verlo y reír.

Si al leer la frase, no te hace gracia, es que una de dos: o no tienes el mismo sentido del humor que yo o bien no sabes nada sobre el gato de Schrödinger. Pero por si acaso, lo dejo aquí y espero que a alguien le haga gracia, aunque no sea tanta como a mí.

Es buenísimo!!

viernes, 13 de enero de 2017

Einstein, serie



Serie alemana protagonizada por un supuesto bisnieto bastardo del conocido físico Albert Einstein. No pude acabar ni el primer episodio. El joven de la foto se supone que es también un brillante físico y para que nos demos cuenta, no habla de física ni nada de eso, no, lo que hacen es darle un lápiz o un bolígrafo y él empieza a hacer garabatos, mientras que en la pantalla van saliendo símbolos de raíces cuadradas, x e y a montones. Pero nada más.

Además de ser superdotado, es adicto a algunas sustancias ilegales, lo cual le lleva a tener problemas con la policía y para evitar que le encarcelen, les ayuda a resolver crímenes. Porque además sufre no sé qué enfermedad que teóricamente le matará antes de cumplir los cuarenta.

Aparte de hacer que letras y símbolos salten del papel hacia la pantalla, el protagonista muestra sus elevadas dotes intelectuales moviendo la cabeza de un lado a otro como gallina buscando gusanos.

Intentan presentar a un personaje simpático en su idiosincrasia, majete y todo eso. El resultado, para mí, es de un estúpido que no tiene la menor de las lógicas. Le persigue la policía por un hospital y simplemente con coger una bata blanca y ponérsela, ya sale entre los guardias, sin más. Claro que en el parking, ya sin bata ni nada, es atrapado por la protagonista, que estaba llegando en coche al lugar de los hechos.

Chistes sin gracia, situaciones sin sentido.... Otra tremenda decepción. A la hora de presentar un personaje fuera de lo habitual, tienen que hacerlo en plan directamente cómico, como Sheldon en The big bang theory o bien en plan borde o serio como House. Aquí se quiso hacer una mezcla y en mi opinión han fracasado estrepitosamente.

Aftermath, serie



No recuerdo quién me recomendó esta serie, sólo sé que encontré un papel en mi escritorio con su nombre escrito. Es algo que suelo hacer, escribir una o dos palabras en un papel para recordar algo y dejarlo aquí o allá, de modo que al cabo de unos días los encuentro y muchas veces no tengo ni idea de lo que significa lo que he escrito :)

Pero vamos a lo que vamos. Al principio me recordó muchísimo a la novela A ciegas de Josh Malerman. En la novela, la gente veía algo que les afectaba y les llevaba a cometer acciones violentas contra los demás. En esta serie, hay una serie de catástrofes naturales (terremotos, tormentas solares, huracanes) y al mismo tiempo la mayoría de la gente se ve o bien afectada por algo que les afecta al cerebro, cambiando su memoria y haciendo que actúen de forma extraña y violenta, o bien son poseídos por una especie de espíritu azul que les da habilidades como una fuerza tremenda o poder volar. Cuando la persona poseída muere, el espíritu o lo que sea, pasa a otro cuerpo y así sucesivamente.

La familia protagonista es la clásica de una serie de este tipo: el marido trabaja para algo del gobierno, la mujer perteneció a las Fuerzas Armadas, el hijo es un chaval sanote y con muy buenas intenciones y carácter que quiere formar parte del Cuerpo de la Paz, una de las gemelas es la típica chica responsable, centrada, equilibrada, "una buena chica", la otra la quieren presentar como todo lo contrario, una rebelde que les da a todos quebraderos de cabeza. En la imagen del post no aparece esa segunda gemela porque se la llevó un tipo volador a mitad de episodio.

Es aburriiiiiiiiiiiiida. O más. Los personajes son tan estereotipados, tan estirados que dan asco. En serio. Las situaciones se presentan de una forma nada hilada y hay cosas sin sentido. Se llevan a la gemela de casa. Y el resto de la familia decide irse a un lugar más seguro. Eso tendría sentido si dieran por muerta a la muchacha, pero no es así. Están convencidos de que está viva. De hecho, no están ni tristes ni preocupados ni se preguntan qué habrá sido de ella, se limitan a, en una escena durante el viaje, hablar de las trastadas que hacía cuando era pequeña.

Tampoco veo muy normal ponerse a tomar café en plan amigos de toda la vida con alguien que ha tratado de matarte hace dos minutos. "Ale, dejemos las armas y vamos a tomarnos un café" y ya pasó todo, tan anchos se quedan, sin miedo a que vuelvan a tratar de matarte ni nada.

No hacen nada creíble, ni sus personajes ni las situaciones. Ha sido una tremenda decepción para mí. No sé, a lo mejor en los siguientes episodios la cosa mejora, pero sinceramente, lo dudo, sobre todo después de ver lo del espíritu ese azul saliendo de la gente (y no se les ocurre más que pedir una biblia cuando atacan a alguien).

O puede ser que yo sea muy rara o muy tocanarices y por eso no me haya gustado. Lo único que puedo decirte es que no te la recomiendo, máxime habiendo tantas otras opciones a mano.


miércoles, 11 de enero de 2017

Decisiones de año nuevo (o algo)


Ya sé que puede parecerte tarde para escribir esta entrada. O tal vez pienses que es otra típica entrada de principios de año. Y sí, lo es, sólo que es la mía.

Le di muchas vueltas a la idea de contarte esto, en primer lugar porque no me gusta ser una llorona y en segundo lugar porque aunque a veces tengo la sensación de que sólo tú me lees, la verdad es que cualquier persona puede llegar aquí por casualidad y leer lo que escribo. Pero hay cosas que sólo puedo contarte por aquí, o más bien que me resultan más fácil contártelas.

Hay muchos "años nuevos", no sólo está el que cambia la fecha del calendario, está el del cumpleaños, el de los aniversarios de cosas buenas y malas, o si no ponemos puntillosos, el año nuevo chino, azteca...

Pero en algún momento hay que plantarse, pensar y proponerse hacer cosas, cambiar cosas. En mi caso no es una lista muy larga, porque prefiero plantearme metas alcanzables y poco a poco. Por eso me he propuesto cosas que lograr durante este mes. Una de ellas es aumentar mi trabajo en el gimnasio, al menos un cuarto de hora más de cardio y una ronda más de ejercicios anaeróbicos. Para no pasarme, porque me conozco y cuando pongo la directa no tengo freno, me he puesto como límite estar en el gimnasio un máximo de dos horas y cuarto (ahora estoy pasando entre hora y veinte y hora y media). También quiero vaciar, limpiar y deshacerme de las cosas que no utilice en al menos uno de los módulos de la cocina (tengo un montón de cosas que no utilizo y de las que no me deshago "por si acaso"). También quiero vaciar las cosas de Carlos, quedarme con las fotos y algunas otras cosas como recuerdo y vaciar la ropa, calzado y otras cosillas, meterlo todo en las bolsas en que lo trajo y que alguien las lleve a uno de esos contenedores donde se deja la ropa. También voy a ir a la peluquería, de hecho ya he pedido cita, no sé lo que me va a hacer, porque le dije que fuera pensando, que menos ponerme rubia, lo que sea (no tengo nada contra las rubias, es sólo que no me gusta ese color en mí).

Por el lado negativo, ha vuelto mi no tan querido insomnio. No sé si es que soy muy cazurra y al tomar algunas de esas decisiones mi subconsciente me "castiga". Porque cuando me descuido, ya está mi conciencia diciéndome que lo que estoy haciendo es sacar a Carlos de mi vida, que estoy ayudando a que las cosas se borren, a que deje de estar presente en mi vida diaria, bla, bla, bla. Y por el otro lado, mi sufrida parte lógica, diciéndome ya sabes: él no está, no va a volver, tienes que seguir con tu vida, el que sus cosas no estén no quiere decir que le hayas olvidado porque no vas a hacerlo, no es sano lo que estás haciendo, bla, bla, bla.

Hace un par de noches, antes de dormir intenté recordar su voz y no fui capaz. Intenté recordarle diciendo sus frases típicas y sólo escuchaba una voz como muy confusa, que no era la suya. Y estoy segura de que la reconocería si volviera a escucharla. Me sentí muy mal, no hace ni un año que murió y ya no recuerdo su voz y cada cosa nueva que hago parece que le convierte más en recuerdo. Por cierto, otra de las decisiones para este mes es dejar de contar los meses, días y horas que hace que murió. Sï, suena a locura, pero es algo que hago cada día, en el gimnasio tengo un reloj justo enfrente, cuando suena la alarma para el cole, cuando veo la hora en cualquier sitio, siempre pienso "hace x meses, x días y x horas y minutos que murió".

Por favor, no mandes a los loqueros a buscarme, ya te digo que me he propuesto dejar de hacer esas cosas y de seguir esas rutinas que no tienen sentido, pero que, sinceramente, me ayudaron muchísimo los primeros meses. Tengo la sensación de que nunca podré aceptar su muerte, porque fue injusta, pero también tengo ganas de poder reírme, de hacer el ganso con mi nano escuchando música, de poder ver series y películas, de sentir, de muchas otras cosas, sin después sentirme culpable.

Así que en resumen: este mes espero acabarlo con corte y color nuevos de pelo, con parte de mi casa más vacía, con más tiempo de gimnasio y tratando de convencerme de que no es malo disfrutar las pequeñas cosas de la vida. Lo de asumir que es normal que las realidades pasadas se vayan convirtiendo en recuerdos, mejor lo dejo para otro mes.

También tengo ganas de escribir mis chorradillas, después de tanto tiempo, pero bueno, eso tiene que salir, así que prepárate para futuros sufrimientos literarios :)

Ale, ya he acabado de lloriquear. Siento haber sido tan ñoña, pero siempre has estado en lo bueno y en lo malo y hoy te ha tocado malo, se siente.


martes, 3 de enero de 2017

Populaire, 2012


Presunta comedia romántica francesa. Y digo presunta porque si en lugar de interesarte la historia de amor o desamor, lo que te llama la atención es la velocidad de tecleado de las muchachas, pues no ha triunfado demasiado el romanticismo, ¿no crees?

Todo gira en torno a campeonatos de velocidad de tecleado a máquina, a finales de los años cincuenta, una muchacha que es torpe para todo menos para escribir a máquina, es reclutada por su jefe para presentarse a los distintos campeonatos, con vistas a que Francia pueda conseguir su primer campeonato mundial. Se van enamorando y bla bla bla (ya sabes). Pues bien, es más fascinante lo de los campeonatos que si acaban juntos o no.

De hecho, he buscado información y sí existieron y aún existen esos campeonatos y son tremendas las cifras de pulsaciones que se llegan a alcanzar en ellos.

De elegir, vuelve a ver cualquier otra comedia romántica que hayas visto y te haya gustado. O prueba con otra. A no ser que te interese el tema de esos campeonatos, claro.


The guilty, miniserie


Miniserie inglesa de tres episodios. Muy muy inglesa. O como diría mi madre: no tienen sangre en las venas. Inicialmente era atractiva: la aparición del cuerpo de un niño desaparecido cuatro años antes y la investigación del hecho, retomando viejas pistas y casi que empezando de nuevo ya que el presunto culpable, al cabo de estos años, se revela como inocente.

A mí me ha aburrido bastante. Todo muy frío, mecánico, nada atractivo ni empático. El final, que se supone original y sorprendente, lo único que consiguió fue que pensara "vale, por fin se ha acabado".

Así que personalmente, no te la recomiendo, es como cuando después de una semana horrenda te preparas un baño o una ducha en plan relajante y resulta que el agua está tibia. Vale, no llega a ser totalmente desagradable, pero no es lo que esperabas, te llevas un chasco.