jueves, 25 de mayo de 2017

Y más humor gallego

-¿Qué haces, José?
-Poniendo a apestar este sitio en el Tripadvisor






-Me dijeron que montaras un teléfono erótico
-Lo monté, lo monté, ahí tienes al Troski atendiendo a un cliente


-Tanto smartphone, tanto smartphone. Hoy os voy a despertar yo, carajo



-Oh, gran gurú Mandameallí, anacoreta, asceta, ermitaño, vengo a que me reveles el verdadero sentido de la vida
-Te confundes de persona, yo estoy preparando oposiciones






He gripado


Al menos así lo llaman en el gimnasio. Que he gripado, vamos. Tuve que marcharme en mitad de la clase de body pump, con un tremendo dolor en el hombro izquierdo.

Para serte sincero, el dolor comenzó hará un mes, cuando hice unos ejercicios con más peso del indicado. Lo achaqué a las agujetas. Al no pasar, eché la culpa a coger mal la barra. Pero ahora no queda más remedio que reconocer que tengo una ligera (o no tan ligera) tendinitis en el hombro izquierdo.

Me duele al hacer determinados movimientos, al cargar peso, cuando estiro el brazo con brusquedad.

Resumiendo: me pasaré los próximos quince días ejercitando sólo el tren inferior y cuidando el hombro, pero sin que se me anquilose. Antiinflamatorios y a esperar.

Mujercitas (varias versiones)


Que no, que no me olvido de ti. Lo que ocurre es que he hecho pocas cosas para contarte. Imagínate lo poco que he hecho, que lo más relevante que tengo para escribirte es que he vuelto a ver, una vez más, varias versiones de Mujercitas, desde la de 1933 en la que Katharine Kepburn interpreta el papel de Jo, hasta la de 1994 en la que Susan Sarandon interpreta a la madre de las cuatro chicas y Winona Ryder fue nominada al Oscar por su papel de Jo, pasando por la de 1949, en la que Amy era encarnada por una rubia Elizabeth Taylor.

La historia la conoces de sobra. Y seguro que todas las versiones también. Y apuesto que estás pensando que me he vuelto ñoña y senil con los años. Puede que no te falte razón.


jueves, 18 de mayo de 2017

Déjame salir, 2017




Una de las películas más tontas que he visto en mucho tiempo. No es de miedo, ni de tensión, ni de sustos, ni un drama, ni de misterio... no hay giro de trama final, no hay personajes que llamen la atención o que te hagan seguir con interés el hilo de la trama...

Chris tiene una novia blanca, que le lleva a pasar el fin de semana a la casa familiar para que conozca a sus padres y su hermano. La casa no es tétrica ni nada, está muy aislada del resto, pero todo bien. Tienen una pareja de criados negros (sirvienta y jardinero) y son gente rarita, por decirlo suavemente.

Y empiezan a pasar cosas durante la visita. Cosas tontas. Ponen de fondo una música como queriendo darle un aire de misterio, pero no. Son bobadas. Un tío que parece Pharrel Williams, sombrero incluído. Mucha gente mayor. Y el protagonista que es medio lelo.

Estoy hasta medio enfadada por la pérdida de tiempo. Había escuchado tan buenas críticas, la habían puesto tan de miedo, de tensíón, que el chasco ha sido monumental.

Mi consejo es que no la veas, pero la decisión final, como siempre, es tuya.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Por fin!!!!!!


He acabado el reto de las sentadillas!!!!! Al fin. A ver si así aprendo a tener la bocaza cerrada cuando alguien diga "reto" o "no puedes". 251 sentadillas hoy.

Mañana me voy a tomar el día libre de sentadillas, además es festivo en Galicia (día de las Letras Gallegas), pero después, me he planteado seriamente el hacer cincuenta sentadillas diarias para mantener mi ahora mejorado pandero tal como está. Porque funciona, eh? No es que ahora sea algo llamativo, pero he pasado de culopollo a tener un trasero colocadito en su sitio y firme.

Y por última vez, te recomiendo que lo hagas, es horrible, sobre todo al final, los muslos y los gemelos aullan, pero se notan los resultados. Y además es un reto personal, poder conseguirlo.

Lo dicho, a ver si así aprendo a estar calladita y a mi bola sin picarme. Yupi!

Agujas


Esta mañana me tocó volver a hacer un análisis de sangre. Mi relación con las agujas es buena: yo no me meto con ellas y ellas no se meten conmigo. Pero las pocas veces en que tengo que pasar por el trance de una extracción de sangre, lo paso fatal. Porque me da grima y porque después me queda esa sensación de tener la aguja clavada durante todo el día, una sensación horrorosa.

Pero hay que hacerlo, así que... esta mañana me dispuse a ser pinchada, pensando que con suerte me tocaría alguien habilidoso que hiciera el trance lo más rápido posible.

Pues no...



Resultado final de la experiencia. Pudo sacar sangre del pinchazo que no se ve porque está en medio del moratón. Así que además de la sensación horrible de tener aún la aguja (multiplicada), está el dolorcillo. Que no es que me vaya a morir de dolor, no. Pero es algo que se me podría haber evitado, digo yo.

En fin, por lo menos ya ha pasado...

Outlander, serie



Había leído la primera novela, Forastera, de Diana Gabaldón. Y me gustó. Highlanders, kilts, viajes en el tiempo a través de piedras ancestrales... vamos, para no gustarme! Así que me propuse leer el resto de la serie de novelas... pero no lo hice por miedo a eso que dicen de las segundas partes y tal.

Y la serie, pues al haberme gustado tanto la novela, pensé que por muy bien que la hicieran, no me gustaría. Pero me gustó. Mi error fue darme un hartón de episodios seguidos. Me saturé tanto que la dejé aparcada a saber hasta cuando.

A Jamie lo imaginaba menos "mono", eso sí. Más en plan greñas salvajes y un poco más de suciedad. En la serie es un crío pelirrojo muy lindo y limpio. La historia, salvo algunos detalles que me sorprendieron, bastante bien adaptada.

Total, que me ha dado ganas de volver a leer el primer libro y tal vez seguir adelante con toda la colección. Lo de la serie, de momento, queda aparcado.


Ahí está el mocetón, hecho un pincel a pesar de pasarse la vida embarrado y peleando con todo el que se le cruza por delante.